Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión, ni te imaginas cuánto te lo agradezco :)

domingo, 14 de enero de 2018

Verdad, ante todo

Verdad... ¿Que esconde en realidad esta palabra? Aparentemente tan simple, pero sin embargo tan compleja a su vez. Que necesaria es y que poco la sabemos valorar, es una pena, pero no hay más “verdad” que ella misma. No somos conscientes muchas veces, pero cuando sentimos que nos falta la buscamos de manera desesperada ya que, aunque sepamos de antemano que duele, el dolor será siempre menor que el de cualquier mentira. En realidad, es un dolor distinto, un dolor instantáneo. Cuando alguien te golpea con la verdad, lo hace por tu bien, lo hace para abrirte los ojos, para que logres reaccionar de una vez. El serio problema aparece cuando nos intentan ocultar esa misma verdad. Ahí es cuando la mentira coge las riendas y nos va matando lentamente, nos hace ver cosas que no son. Son capaces de llenarnos la cabeza de ilusiones y miles de preguntas sin responder y cuando menos te lo esperas, la verdad aparece -porque siempre aparece- y te golpea con brusquedad de nuevo contra la realidad o, dicho de otro modo, te baja de las nubes. ¿No será ir mejor con la verdad por delante? Si total, de una manera o de otra todo termina sabiéndose asique al final lo mejor será no empeorar las cosas más de lo que están.
Algo mucho peor si cabe es, cuando tú de antemano conoces cualquier verdad, pero la otra persona se esfuerza por hacerte creer lo contrario, hasta al punto de hacerte incluso dudar de la realidad. Triste, sí, pero hoy en día bastante habitual. Es muy sencillo ofrecer lo que los demás quieren escuchar con tal de conseguir algo, aunque eso suponga encadenar mentira tras mentira y terminar destrozando los sentimientos de los demás, total, mientras quedemos satisfechos nosotros… a los demás que les den ¡Pues no! Porque si todos aplicamos esta filosofía de vida ¿Qué ejemplo vamos a dar a los más pequeños? Bueno, a los pequeños, a y a los no tan pequeños ya que muchos se guían de todo lo que le venden los demás, aunque todo sea humo e imposible de creer, y aquí volvemos otra vez a lo de ofrecer lo que los demás quieren escuchar. Al final todo es como un sube y baja de sentimientos, y las mentiras y los problemas de los que permanecen más arriba terminan salpicando a los que se encuentran más abajo.

Por eso nos da tanto miedo y nos cuesta creer cuándo damos por casualidad con alguien diferente al resto, alguien que nos demuestra ser tal como es, alguien auténtico, alguien de verdad. ¿Será de nuevo la misma estrategia que la estarán usando contra nosotros? Se activa automática la coraza, te niegas, te cierras en ti, pero poco a poco sin que tú puedas evitarlo parte todos tus esquemas y empiezas a sentir cosas. Despierta en ti nuevos sentimientos y sin darte cuenta esa misma coraza va volviéndose frágil, tanto, hasta el punto de que te das cuenta de que ya no hay marcha atrás, te ha vuelto a suceder.  El miedo sigue estando presente pero tan solo el tiempo será el que te hará ver qué si, que es así, que es de verdad y que no has estado fingiendo o de lo contrario, volverá a ser otra de tantas y las cicatrices tendrán una nueva compañera. Nunca tendremos la certeza de lo que será de verdad o no, si no la vida seria demasiado sencilla. Lo tendremos que ir descubriendo y sufriendo nosotros mismos. Sin embargo hay algo que sí que está en nuestras manos y es el hecho de aplicarnos el cuento y no hacer lo que no nos gustaría que nos hiciesen. ¿No es tan difícil de entender? ¿NO? Quieres algo sincero y duradero pues comienza a regalar tu verdad.  Voy a intentar profundizar más si cabe con dos palabras que son fundamentales para entenderlo todo a la perfección. Estas palabras son Lealtad y promesa. Con tan solo leerlas o pronunciarlas te entran hasta escalofríos ¿Verdad? Cierra los ojos un instante y ahora piensa en ella pero relacionándolas con cualquier cosa: amor, amistad, familia. Acojona ¿a que sí? Pues esta es tan solo una pequeña muestra de lo que esconde la palabra “verdad”.  Empieza a usarla más, compártela, regálala, llena tus días con ella y tu mundo y el de la gente que te rodea cambiara.

domingo, 7 de enero de 2018

¿Cómo se envuelven los deseos?

Existe un día en el que nos despertamos de nuevo y sin embargo no reaccionamos mal, me voy a explicar. A diario despertamos sobresaltados y casi en la gran mayoría de casos, sin ganas de hacerlo, más cansados de lo normal y encima todo ellos acompañado de un ruido infernal, el dichoso despertador. Pero no nos queda otra, es nuestra rutina, tenemos unas obligaciones que cumplir y debemos hacerlo para al menos no llegar tarde y ser puntuales. Sin embargo, una vez al año ese infernal sonido se transforma en una dulce melodía y nos hace despertar con una sonrisa que no nos cabe ni en la cara. Ya sean los gritos de emoción de nuestros hijos, hermanos, sobrinos o incluso de los no tan niños, pero son gritos de emoción y ante eso no podemos hacer nada.  Aunque claro, también tendremos que dar cuenta que a muchos no hará ni falta nada de esto ya que lo más probable es que no hayamos pegado ojo en toda la noche.
Es una noche mágica, nadie puede decir lo contrario, una noche en la que los nervios están más presentes de lo normal, en la que el beso de buenas noches es más especial que nunca. Una sensación imposible de explicar nos invade al cerrar los ojos, sobre todo la primera vez que lo intentamos, aunque es casi imposible que a la primera caigamos rendidos ya que las preguntas empiezan surgir a nuestro alrededor de repente. ¿Habremos sido lo suficientemente buenos para recibir lo que hemos pedido? ¿Habrán recibido correctamente la carta los Reyes Magos o se habrá perdido en medio del camino?
Nos levantaremos más nerviosos aun con el paso de los minutos y sin apenas hacer ruido, revisaremos, antes que nada, los tres vasos de leche con galletas que aún siguen intactos. Pobrecillos, con tanto viaje por delante y en tan poco tiempo, es normal que tengan que alimentarse de esta manera, aunque solo de pensarlo me entra empacho. Intentando otra vez ser lo más silenciosos posible, pero también de la manera más rápida, volvemos a meternos entre nuestras sabanas con la duda esta vez, de si nos habrán visto despiertos y como consecuencia de ello, pasarán de largo.  No…esperemos que no.
Con el paso de los años, me he ido dando cuenta poco a poco de todo esto y a día de hoy puedo decir que tengo la respuesta, a esta y a otras muchas preguntas relacionadas con el tema.
Los días previos al seis de enero de cada año me vuelvo a encontrar en la misma situación una y otra vez, porque, aunque me planteara todas estas cosas no era del todo consciente de que las respuestas estaban más cerca de lo que yo pensaba, estaban en mí.
Balones de futbol, bicicletas, videoconsolas y así podría tirarme un buen rato nombrando miles de cosas materiales, que al final en el mejor de los casos terminamos recibiendo de una manera o de otra, pero ¿Todo eso nos ha hecho o nos hace felices? O en realidad ¿Lo usamos a modo de parche como felicidad instantánea y así poder ocultar por momentos nuestras tristezas? Yo creo sinceramente que lo último, pero os voy a contar un secreto, encontré la solución.
He aprendido a valorar todo un poco más, hasta el punto de darme cuenta de que lo que tengo, es mucho más, de lo que pueda a llegar a tener jamás. Esta bien que podemos ser un poco ambiciosos y querer aspirar a más, pero como bien dicen, la avaricia rompe el saco y más vale poco y verdadero que demasiado y que sea traicionero.  Cuidaré ante y ante todos a los míos ya que para mí siempre será lo primero.  No existirá el día en el que no me asegure que sonríen, porque ellos me hacen mejor estando a mi lado, con ellos descubrí el significado de la palabra felicidad. Porque ellos me aceptan tal y como soy y si, no han podido evitar dejarme caer, pero a la hora de volver a levantarme me han ofrecido su mano para que a la siguiente vez pudiésemos volar juntos, más alto incluso.
Mi regalo, mi deseado y mejor regalo es este y quería compartirlo con todos vosotros. El único punto negativo que le he podido encontrar a todo esto es que hasta ahora no he logrado averiguar cómo se pueden envolver este tipo de regalos, aunque siempre he querido pensar que el papel de regalo en verdad somos nosotros mismos, el verdadero regalo es sentirse afortunado por formar parte de la vida de personas que hacen de tu vida algo mágico, bonito y de tu rutina un mundo mejor y que merece la pena.
No se vosotros, pero yo lo tengo bastante claro, me quedo con ellos, ahora y siempre.

lunes, 1 de enero de 2018

Propósitos de año nuevo

Propósitos de año nuevo

Como cada inicio de año, bueno en realidad, días e incluso semanas antes, estamos siempre llenos de ilusiones, sueños y proyectos. Nos paramos a pensar unos momentos, observamos un poco a nuestro alrededor y entonces nos planteamos uno o varios cambios en nuestra vida, pero como siempre, sólo se quedan en el intento. Es evidente que, si esto sucede año tras año y siempre obtenemos el mismo resultado, nos deberíamos de empezar a plantear que algo no va bien, evidentemente
¿Por qué sucede todo esto? ¿Qué es lo que realmente falla?
El año anterior llego a su fin y no fuimos capaces de hacerlo (en gran parte, porque seguramente solo se quedó en el pensamiento y ni siquiera lo intentamos) pero, sin embargo, se acerca el año nuevo y mágicamente ese pensamiento coge fuerza y nos lo volvemos a plantear. Esta vez sí, esta vez será la buena.
¿No será mas sencillo actuar con cabeza y no cometer los mismos errores una y otra vez?
Aunque estamos pasando por una época difícil a nivel general de crisis, guerras y lo peor de todo, una “evolución” de la sociedad en su modo de pensar y actuar que no es muy esperanzadora, debemos realizar nuestro mejor esfuerzo por aprovechar todo lo bueno que la vida nos da, y explotar las oportunidades que tenemos para vivir y desarrollarnos. Todo dentro de lo alcanzable y sobre todo sin que nuestros actos influyan negativamente en la vida de los demás. En otras palabras, hay que luchar por conseguir nuestros propósitos y esforzarnos porque no queden simplemente en vagas ilusiones y palabras vacías otro año más.
En nuestra vida siempre tenemos metas a corto y largo plazo, ya sea profesionales, familiares, culturales, etc. La mayoría de las veces hacemos poco por convertirlas en realidad. Se quedan en nuestra agenda como metas que "ojalá algún día se realicen". Pero realmente ¿Crees que se van a hacer realidad solas? Por supuesto que ahí guardadas, escondidas o escritas nunca se cumplirán. Si hay algo cierto es que todo en esta vida requiere su esfuerzo y sobre todo ganas. Muchas veces nos costará mas de lo esperado alcanzarlo, pero al final del todo siempre obtendremos una justa recompensa.
Lo que no puede ser es que nos propongamos dejar de fumar el 1 de enero, para volver hacerlo el 5 pero mientras que lo estamos pensando damos unas pequeñas caladas al que crees que va a ser tu ultimo cigarro, o que nos vayamos a apuntar al gimnasio en enero, lo cojamos tantas ganas los primeros días que los 363 restantes ya dejaremos de ir para así poder compensar ese pequeño sobre esfuerzo.
Como cada año siempre intento realizar un pequeño balance sobre todo lo que me ha sucedido, y de todo ello, comprobar si he logrado cumplir todos y cada uno de los propósitos que me impuse a finales del año anterior, y la verdad, es que siempre vuelvo al mismo lugar. Los propósitos son una farsa y solo existen para que nos engañemos nosotros mismos. Si realmente queremos hacer o cumplir algo basta con hacerlo, porque en esta vida hay algo que no puede ser mas claro, lo que verdaderamente cuenta son los hechos, no las palabras.


***Que cosas… Hablando de propósitos, y casi sin querer tengo aquí el mayor propósito para este 2018. “El blog de Dani” VUELVE. Asique sin ir más lejos, esto no se quedará ni apuntado, ni en un vago recuerdo o en una promesa que no será cumplida nunca, como muestra de ello, tú estás pudiendo leer estas líneas en estos momentos.
Todos los domingos del año publicaré una nueva entrada en el blog y quiero que seáis vosotros los que me propongáis los temas a tratar durante el transcurso de la semana. Y de igual modo, me gustaría que luego compartierais conmigo vuestras opiniones.

¿Qué opináis vosotros de los propósitos?
¿Os habéis planteado alguno este año?
¿Cuáles han sido vuestros últimos propósitos cumplidos?

Espero que os haya gustado y nos vemos el próximo domingo.

Gracias por leerme.